2021

cuerpo de valores

Un proyecto de TenerifeLAV
Curadoría y coordinación
Javier Cuevas
Mediación y coordinación
Sabela Mendoza
Invitades
Junto a Alina Ruiz Folini (Artista y curadora), Amalia Fernández (Creadora y coreógrafa), Javier Cuevas (Curador del proyecto, artista y comisario en proyectos de artes vivas), Juan Domínguez Rojo (Artista y comisario), Lola Barrena (Historiadora del arte y gestora cultural), Sabela Mendoza (Abogada, productora y artista), Santiago Alba Rico (Filósofo y escritor) y Yolanda Peralta (Comisaria, docente e investigadora).

Cuerpo de valores es un proyecto de investigación y divulgación sobre la ética en la gestión (pública) de las artes (vivas) que reúne una constelación de cuestiones relevantes que necesitan ser atendidas desde el comisariado, la gestión, el derecho, la filosofía o la práctica artística. Especialmente en este tiempo de grandes intensificaciones que atraviesan, también, al mundo del arte.

 

¿En qué momento la gestión del arte -fundamentalmente la que desarrollan las instituciones públicas- abandonó los principios éticos en su relación con la ciudadanía y les artistes?

 

¿Son reemplazables los valores éticos por procedimientos administrativos para dotar de legitimidad a estas relaciones?

 

¿Qué consecuencias filosóficas, legales, morales, económicas y artísticas se derivan de la ausencia o la relajación de la ética -más allá de las buenas y malas prácticas- en la articulación de nuestro existir como cuerpos creadores?

 

¿Es posible fabular conjuntamente un cuerpo de valores para poner en primer plano éticas sobre las que re-construir derechos y cuidados fundamentales, estables, atentos, respons-hábiles y en autonomía frente a los ciclos e intereses de la política?

 

En los últimos años venimos asistiendo a un baile constante de proyectos, direcciones artísticas, convocatorias, programas y procedimientos legales y administrativos en la gestión pública del arte y del trabajo de les artistes. Espacios de creación, festivales, centros de arte y programas de exhibición, investigación, producción, creación, mediación, educación, etc… responden en nuestros territorios de forma muy dispar, generando prácticas (ética) y normas (derecho) generalmente banales, alienantes, clientelares, frustrantes y burocratizantes. Alejadas de la materia sensible, deseante y vulnerable desde la que se construye la práctica artística. Fijadas en lo colectivo como un mal necesario, aceptado, incuestionable e incluso irrelevante que, en los casos más flagrantes, señalan a la institución pública de la cultura como una máquina extractora colonial-cafishística (Suely Rolnik).

 

En palabras de la propia Rolnik, en el campo específico de las artes […] el foco apunta ahora menos a las obras y a su desafío de problematizar el sistema del arte en su propio interior y se desplaza hacia las siguientes preguntas: ¿cómo resistir al despojo de la potencia de creación en el arte, su potencia micropolítica? […] ¿Cómo estrategias artísticas pueden intervenir en la vida social, instaurando espacios para procesos de experimentación, su proliferación, sus devenires? Y más radicalmente, ¿cómo ayudar a liberar la potencia de creación de su confinamiento en el arte?; a lo que añadimos “de su confinamiento en la institución y en la ausencia de éticas en la gestión pública de la cultura?

 

Cuerpo de valores propone un proceso intenso de investigación, encuentro, acción, fabulación y reflexión sobre un horizonte de cuestionamiento de los valores compartidos que necesitaremos para seguir con el problema (Donna J. Haraway). Desde el que revertir resistente y tangencialmente narrativas de abuso, descuido y precarización del arte y del trabajo de les artistes; poniendo de relieve la condición paradójica de la ética y el derecho, sus disputas semántico-simbólicas y sus potencias en la regeneración de un ecosistema que nos permita definir y abordar (también desde el cuerpo y la práctica artística) la tensión entre el ideal máximo y el límite mínimo.

 

Un proyecto desarrollado en un plano virtual y en un plano físico. En un tiempo de reflexión y escritura y en un tiempo de exposición, acción y apertura. Y bajo una curadoría que invita y reúne a siete profesionales mujeres y cinco profesionales hombres con una mirada feminista (mas allá de la paridad).

 

Junto a Alina Ruiz Folini (Artista y curadora), Amalia Fernández (Creadora y coreógrafa), Javier Cuevas (Curador del proyecto, artista y comisario en proyectos de artes vivas), Juan Domínguez Rojo (Artista y comisario), Lola Barrena (Historiadora del arte y gestora cultural), Sabela Mendoza (Abogada, productora y artista), Santiago Alba Rico (Filósofo y escritor) y Yolanda Peralta (Comisaria, docente e investigadora).

 

Un proyecto en el que explorar, definir, desplegar y profundizar en todas estas cuestiones a lo largo de un primer periodo interno de cuatro meses, más un espacio final de dos jornadas de exposición pública en Tenerife, donde compartir en abierto conversaciones, fabulaciones y reflexiones entre les invitades y la ciudadanía, así como materiales artísticos generados a lo largo de la primera fase.